El Sacerdocio

Es la creencia de la gente mormóna que sólo la Iglesia SUD posee la autoridad apropiada de Dios en la tierra, a través de sus dos sacerdocios. 


Aarónico. “Varones dignos” ordenados a los 12 años.

Responsabilidades: La preparación y la bendición del sacramento y recaudar las contribuciones para los pobres llamado "ofrendas de ayuno", así como efectuar bautismos en agua. Estos jóvenes son conocidos como "diáconos".


Melquisedec. "Hombres dignos" ordenados a los 18 años.

Un hombre recibe el título de "Elder" con este oficio del sacerdocio mayor.

Responsabilidades: La obra misional, oración por los enfermos y velar sobre la iglesia en general.

 

Según el folleto La Restauración – del Evangelio de Jesucristo, pagina 12, publicado por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, "Juan el Bautista, quien había bautizado a Jesús, se apareció a José Smith y le confirió el Sacerdocio Aarónico” Los siguientes pasajes de la Escritura de la Biblia son utilizados por los mormones para apoyar esto: (citas bíblicas tomadas de la Reina Valera 1909).   

“No me elegisteis vosotros á mí, mas yo os elegí á vosotros; y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca: para que todo lo que pidiereis del Padre en mi nombre, Él os lo dé.”(Juan 15:16)

“Ni nadie toma para sí la honra, sino el que es llamado de Dios, como Aarón” (Hebreos 5:4).

Ahora, una referencia del Libro de Mormón…

“Y aconteció que el rey Limhi y muchos de su pueblo deseaban ser bautizados; mas no había en la tierra quien tuviera la autoridad de Dios. Y Ammón se negó a hacer esto, por considerarse un siervo indigno. Por tanto, no se organizaron en iglesia en esa ocasión, esperando en el Espíritu del Señor. Ahora deseaban ser como Alma y sus hermanos, que habían huido al desierto” (Mosíah 21:33-34).

Si José Smith realmente había recibido el “Sacerdocio Aarónico” (conocido en la Biblia como el sacerdocio levítico), tendría que haber sido en estricta conformidad con las Sagradas Escrituras.   


“Porque yo Jehová, no me mudo [no cambio – RV 1960]; y así vosotros, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos” (Malaquías 3:6).


“Toda buena dádiva y todo don perfecto es de lo alto, que desciende del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación” (Santiago 1:17).

“Y también el Vencedor [la Gloria - RV 1960] de Israel no mentirá, ni se arrepentirá: porque no es hombre para que se arrepienta” (I Samuel 15:29).

“Dios no es hombre, para que mienta; Ni hijo de hombre para que se arrepienta: El dijo, ¿y no hará?; Habló, ¿y no lo ejecutará” (Números 23:19)?

El Dios del cielo no cambia. Él nos ha dado su Palabra y no se aparta de lo que ha hablado. Si hemos de tener fe y confianza en las promesas que Dios ha hecho, sería imposible si él cambia.


REQUISITOS PARA EL SACERDOCIO AARÓNICO


¡El Sacerdocio del Antiguo Testamento se limita única y exclusivamente a Aarón ya sus hijos!


“Y tú allega á ti á Aarón tu hermano, y á sus hijos consigo, de entre los hijos de Israel, para que sean mis sacerdotes; á Aarón, Nadab y Abiú, Eleazar é Ithamar, hijos de Aarón. Y les harás pañetes de lino para cubrir la carne vergonzosa; serán desde los lomos hasta los muslos: Y estarán sobre Aarón y sobre sus hijos cuando entraren en el tabernáculo de testimonio, ó cuando se llegaren al altar para servir en el santuario, porque [para que (R.V. 1960)] no lleven pecado, y mueran. Estatuto perpetuo para él, y para su simiente después de él” (Éxodo 28:1, 42-43).


“Y Jehová dijo á Aarón: Tú y tus hijos, y la casa de tu padre contigo, llevaréis el pecado del santuario: y tú y tus hijos contigo llevaréis el pecado de vuestro sacerdocio. Y á tus hermanos también, la tribu de Leví, la tribu de tu padre, hazlos llegar á ti, y júntense contigo, y servirte han [te servirán (1960)]; y tú y tus hijos contigo serviréis delante del tabernáculo del testimonio. Y guardarán lo que tú ordenares, y el cargo de todo el tabernáculo: mas no llegarán á los vasos santos ni al altar, porque [para que (1960)] no mueran ellos y vosotros. Se juntarán, pues, contigo, y tendrán el cargo del tabernáculo del testimonio en todo el servicio del tabernáculo; ningún extraño se ha de llegar á vosotros. Y tendréis la guarda del santuario, y la guarda del altar, para que no sea más la ira sobre los hijos de Israel. Porque he aquí yo he tomado á vuestros hermanos los Levitas de entre los hijos de Israel, dados á vosotros en don de Jehová, para que sirvan en el ministerio del tabernáculo del testimonio. Mas tú y tus hijos contigo guardaréis vuestro sacerdocio en todo negocio del altar, y del velo adentro, y ministraréis. Yo os he dado en don el servicio de vuestro sacerdocio; y el extraño que se llegare, morirá” (Números 18:1-7).  


* Tenga en cuenta que los levitas eran sólo para ayudar. Si alguien aún se atrevió a acercarse al santuario que no era descendiente de Aarón, debían ser ejecutados. 


“Y habló Jehová á Moisés, diciendo: Esta es la ofrenda de Aarón y de sus hijos, que ofrecerán á Jehová el día que serán ungidos: la décima parte de un epha [efa – cerca de 2 litros] de flor de harina, presente perpetuo, la mitad á la mañana y la mitad á la tarde. En sartén se aderezará con aceite; frita la traerás, y los pedazos cocidos del presente ofrecerás á Jehová en olor de suavidad. Y el sacerdote que en lugar de Aarón fuere ungido de entre sus hijos, hará la ofrenda; estatuto perpetuo de Jehová: toda ella será quemada. Y todo presente de sacerdote será enteramente quemado; no se comerá” (Levítico 6:19-23).


¿Cuando José Smith recibió el Sacerdocio de Aarón, hizo él esta ofrenda? ¿Alguien más desde ese tiempo que ha sido ordenado al sacerdocio SUD ha hecho esta ofrenda? Tenga en cuenta que las Escrituras dicen, "El hijo que va a sucederle como sacerdote ungido." Este sacerdocio es hereditario, de padre a hijo, y sólo los descendientes de Aarón.


La inhabilidad a probar su linaje resultaba en la negación del sacerdocio.

“Y estos son los que subieron de Tel-melah, Tel-harsa, Chêrub, Addón, é Immer, los cuales no pudieron mostrar la casa de sus padres, ni su linaje, si eran de Israel: Los hijos de Delaía, los hijos de Tobías, los hijos de Necoda, seiscientos cuarenta y dos. Y de los sacerdotes: los hijos de Habaías, los hijos de Cos, los hijos de Barzillai, el cual tomó mujer de las hijas de Barzillai Galaadita, y se llamó del nombre de ellas. Estos buscaron su registro de genealogías, y no se halló; y fueron echados del sacerdocio. Y díjoles el Tirsatha que no comiesen de las cosas más santas, hasta que hubiese sacerdote con Urim y Thummim” (Nehemías 7:61-65).


“Y Jehová habló á Moisés, diciendo: Haz llegar á la tribu de Leví, y hazla estar delante del sacerdote Aarón, para que le ministren" (Números 3:5-6). 

“Y ciertamente los que de los hijos de Leví toman el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es á saber, de sus hermanos aunque también hayan salido de los lomos de Abraham” (Hebreos 7:5).

Tenga en cuenta que el escritor de Hebreos, al ser un Judío, comprendió lo que requería la ley sobre el sacerdocio. Hubo castigo para aquellos que trataron de obtener el sacerdocio que no eran hijos de Aarón (Véa Números 16: 1-35).

“Entonces todo el pueblo de Judá tomó á Uzzías, el cual era de diez y seis años, y pusiéronlo [lo pusieron (1960)] por rey en lugar de Amasías su padre. Edificó él á Eloth, y la restituyó á Judá después que el rey durmió con sus padres. De diez y seis años era Uzzías cuando comenzó á reinar, y cincuenta y dos años reinó en Jerusalem. El nombre de su madre fué Jechôlía, de Jerusalem. Mas cuando fué fortificado, su corazón se enalteció hasta corromperse; porque se rebeló contra Jehová su Dios, entrando en el templo de Jehová para quemar sahumerios en el altar del perfume. Y entró tras él el sacerdote Azarías, y con él ochenta sacerdotes de Jehová, de los valientes. Y pusiéronse [se pusieron (1960)] contra el rey Uzzías, y dijéronle: No á ti, oh Uzzías, el quemar perfume á Jehová, sino á los sacerdotes hijos de Aarón, que son consagrados para quemarlo: sal del santuario, por que has prevaricado, y no te será para gloria delante del Dios Jehová. Y airóse [se airó] Uzzías, que tenía el perfume en la mano para quemarlo; y en esta su ira contra los sacerdotes, la lepra le salió en la frente delante de los sacerdotes en la casa de Jehová, junto al altar del perfume. Y miróle [le miró (1960)] Azarías el sumo sacerdote, y todos los sacerdotes, y he aquí la lepra estaba en su frente; é hiciéronle salir apriesa [aprisa] de aquel lugar; y él también se dió priesa [prisa (1960)] á salir, porque Jehová lo había herido. Así el rey Uzzías fué leproso hasta el día de su muerte, y habitó en una casa apartada, leproso, por lo que había sido separado de la casa de Jehová; y Joatham su hijo tuvo cargo de la casa real, gobernando al pueblo de la tierra” (II Cronicas 26:1-3, 16-21).

 

“Después de esto no se tornó Jeroboam de su mal camino: antes volvió á hacer sacerdotes de los altos de la clase del pueblo, y quien quería se consagraba, y era de los sacerdotes de los altos. Y esto fué causa de pecado á la casa de Jeroboam; por lo cual fué cortada y raída de sobre la haz [faz (1960)] de la tierra” (I Reyes 13:33-34).


Tenga en cuenta que el pecado de la casa de Jeroboam era el nombrar sacerdotes de todo tipo de personas, cualquiera que quería convertirse en uno. ¡Debemos recordar que Dios puso a los derechos del sacerdocio a los descendientes de Aarón únicamente! Nadie más tiene derecho a servir en el sacerdocio de Aarón. 


¿Era José Smith un descendiente de Aarón? ¿Era hijo de Juan el Bautista? (Vease Levítico 6:19-23) ¿Son todos los poseedores del Sacerdocio los descendientes de Aarón hoy en día? ¿Cuando Dios hizo cambiar de opinión al respecto? ¿Además, si el sacerdocio es hereditario, son todos los poseedores del Sacerdocio Aarónico descendientes de José Smith? Así tiene que ser para ser consistente con la Escritura.


REQUISITOS FÍSICOS DEL SACERDOCIO AARÓNICO:

• Ningún defecto físico permitido (ciegos, cojos, falto, desfigurados, deformes, etc.) (Levítico 21:16-24).

• Debe evitar cuerpos muertos (excepto para los parientes cercanos que mueren) (Levítico 21:1-4).

• No se puede afeitarse la cabeza o los bordes de la barba o cortar sus cuerpos (Levítico 21:5).

• Los sacerdotes deben estar entre las edades de 25 y 50 (Números 8:23-26).

 

Volviendo a un pasaje del Libro de Mormón anteriormente mencionado, (Mosíah 21:33-34) leemos en este versículo que nadie tenía autoridad para bautizar. Si la autoridad de bautizar provenía del Sacerdocio, nadie jamás en el Libro de Mormón tendría la autoridad para bautizar. Recuerde que, de acuerdo con la Escritura uno tenía que ser un descendiente de Aarón para poseer el Sacerdocio Aarónico. De acuerdo con el Libro de Mormón, Lehi, el profeta que fue dirigido de Jerusalén, era un descendiente de José. (Véase I Nefi 5:14; II Nefi 3:4 y Alma 10:3) La tribu de José no tenía los derechos al sacerdocio, por lo tanto, ninguno de los descendientes de Lehi tampoco. El otro líder que salió de Jerusalén con Lehi fue Ismael. De acuerdo con el Libro de Mormón página de índice 632, Ismael era un Efraimita. (Vea Journal of Discourses (Diario de Discursos, (versión Inglés, Volumen 23, Discurso 22) Una vez más, tenemos la tribu equivocada. Ninguno de sus descendientes tenía derecho al sacerdocio. Tendrían que rastrear su linaje a Rubén, (véase Éxodo 6:11-27), no José. Por lo tanto, nadie tenía la autoridad del Sacerdocio Aarónico en el Libro de Mormón y nadie tenía el derecho de administrar ninguna de las ordenanzas del templo de acuerdo con la Ley de Moisés. Habrían tenido conocimiento de ello porque tenían los primeros cinco libros de Moisés en las planchas de bronce, incluyendo la genealogía, y las profecías de Jeremías (I Nefi 5:10-16), lo que significa que tenían la mayor parte del Antiguo Testamento tal como lo conocemos hoy en día. Vea también la página 537 del índice del Libro de Mormón (o de la Guía para el Estudio de las Escrituras, página 5) bajo el título Aarón hermano de Moisés... no hay ninguna referencia en el Libro de Mormón.

  

La ordenación del Sacerdocio Aarónico es revelada por Dios a Moisés en Éxodo 29. En Levítico 8, Moisés cumple el mandato de Dios mediante la realización de la ordenación:


• Los lavó con agua (vs. 4).  

• Vestido con vestiduras sacerdotales (vs. 5-6).

• Ungido con aceite (vs. 7).

• La imposición de manos sobre la cabeza del becerro (vs. 10). 

• El becerro es matado, su sangre esta derramada al pie del altar (vs. 11-14).

• La imposición de manos sobre la cabeza de un carnero (vs. 15).  

• El carnero es matado, su sangre rociada sobre el altar (vs. 16-18).   

• La imposición de manos sobre la cabeza de otro carnero (vs. 19). 

• El segundo carnero es matado, la sangre puesta sobre la ternilla de sus orejas derechas, el dedo pulgar de sus manos derechas, el dedo pulgar de sus pies derechos, y sobre el altar (vs. 20).

• La sangre rociada sobre el altar junta con el aceite de la unción rociado sobre los sacerdotes (vs. 21).

• La ofrenda mecida de las partes del carnero y el pan, luego ardidos sobre el altar (vs. 22-25).

• El pecho del carnero dado a la persona que los ordenó (vs. 26). 

• El carnero y el pan comido por los que se consagraran (vs. 30-33). 

• Para los próximos 7 días, un becerro y dos corderos se ofrecen diariamente (vs. 35-44).  


¿Es esta la forma en que José Smith fue ordenado al Sacerdocio Aarónico? Si este sacerdocio se perdió realmente y necesitaba ser restaurado, tendría que ser restaurado a su forma original... cualquier otra cosa sería una falsificación. Esto también sería verdad para cualquiera que sea ordenada hacia adelante. Todas las instrucciones originales reveladas por el Señor tendrían que ser restauradas para que la restauración sea completa y auténtica. Si no tengan estos requisitos en cuenta, entonces el "sacerdocio" es un apóstata, y no es de Dios.

También sabemos por las Escrituras que la perfección no puede ser alcanzada por el Sacerdocio Aarónico:

“Si pues la perfección fuera por el sacerdocio Levítico (porque debajo de él recibió el pueblo la ley) ¿qué necesidad había aún de que se levantase otro sacerdote según el orden de Melchîsedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? Pues mudado el sacerdocio, necesario es que se haga también mudanza de la ley. Porque aquel del cual esto se dice, de otra tribu es, de la cual nadie asistió al altar. Porque notorio es que el Señor nuestro nació de la tribu de Judá, sobre cuya tribu nada habló Moisés tocante al sacerdocio. Y aun más manifiesto es, si á semejanza de Melchîsedec se levanta otro sacerdote, El cual no es hecho conforme á la ley del mandamiento carnal, sino según la virtud de vida indisoluble; Pues se da testimonio de Él: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melchîsedec. El mandamiento precedente, cierto se abroga por su flaqueza é inutilidad; Porque nada perfeccionó la ley; mas hízolo la introducción de mejor esperanza, por la cual nos acercamos á Dios. Y por cuanto no fué sin juramento, (Porque los otros cierto sin juramento fueron hechos sacerdotes; mas éste, con juramento por el que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote eternamente Según el orden de Melchîsedec:) Tanto de mejor testamento es hecho fiador Jesús. Y los otros cierto fueron muchos sacerdotes, en cuanto por la muerte no podían permanecer. Mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable: Por lo cual puede también salvar eternamente á los que por Él se allegan á Dios, viviendo siempre para interceder por ellos. Porque tal pontífice nos convenía: santo, inocente, limpio, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos; Que no tiene necesidad cada día, como los otros sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus pecados, y luego por los del pueblo: porque esto lo hizo una sola vez, ofreciéndose á sí mismo. Porque la ley constituye sacerdotes á hombres flacos; mas la palabra del juramento, después de la ley, constituye al Hijo, hecho perfecto para siempre” (Hebreos 7:11-28).

Aun nuestro Señor Jesucristo no poseía el Sacerdocio Aarónico. También fue de la tribu incorrecta. En conclusión, no hay necesidad de una restauración del Sacerdocio Aarónico – se terminó con Jesucristo. La ley y sus ordenanzas terminaron cuando Él murió en la Cruz del Calvario (Ver también Gálatas 3:19; 23:25, Colosenses 2:14-17, Hebreos 10:1-10).


[Tomado de The Priesthood (El Sacerdocio), por Carma Naylor]